Equipo creSER: “La escuela es el lugar por excelencia para desarrollar las emociones en los niños”


Jornada Educación e Inclusión: Emociones en el aula

¿Es importante trabajar las habilidades socio-emocionales en las escuelas? Para Jimena Saravia y Bárbara Schmidt del equipo creSER (Argentina), la respuesta está clara: "La escuela es el lugar por excelencia para desarrollar las emociones en los niños ya que se trata de un ámbito de interacción con otros. Es un espacio que les ofrece conocerse mejor y aprender acerca de los demás".

Agosto 27, 2019

¿Es importante trabajar las habilidades socio-emocionales en las escuelas? Para Jimena Saravia y Bárbara Schmidt del equipo creSER (Argentina), la respuesta está clara: “La escuela es el lugar por excelencia para desarrollar las emociones en los niños ya que se trata de un ámbito de interacción con otros. Es un espacio que les ofrece conocerse mejor y aprender acerca de los demás“.

Así comenzó la 2º Jornada de Educación e Inclusión: Emociones en el aula, que tuvo lugar la semana pasada. Al respecto, indicaron que la escuela “es el momento de la vida de los niños en donde tienen muchas experiencias en las que surgirán diversas emociones. Estas podrán ser agradables o desagradables, pero lo importante estará en forma en la que aprendan a gestionarlas”.

Saravia y Schmidt enfatizaron en la importancia de tener un buen clima emocional en el aula, para favorecer el encuentro entre personas, no encontrar el entorno como peligroso, y poder mostrarse sin riesgo a sentirse desvalorizado. Por el contrario, si el clima en el aula no es el adecuado, las personas se sienten mal físicamente, empiezan a estar más ansiosos, actúan impulsivamente y poseen poca capacidad de escucha.

Para crear este buen clima, el equipo de creSER propone varios recursos para trabajar en el aula con ejemplos de actividades para desarrollarlas. En primer lugar, la autorregulación, como la habilidad de manejar nuestras emociones, conductas y capacidad de atención frente a una tarea.

En segundo lugar, proponen trabajar la alfabetización emocional, como eje por el medio del cual se comienza a educar a los niños en sus emociones. El trabajo del registro corporal también es un recurso para trabajar con los niños, con el objetivo de comprender que las emociones repercuten en el cuerpo e identificar cómo se siente el enojo.

Finalmente, se trabaja el bienestar subjetivo, para que los niños puedan lograr hacer sentir bien a otras personas y realizar actividades que les genere bienestar a ellos mismos.

Si deseas más información sobre la próxima Jornada de Educación e Inclusión: Funciones Ejecutivas en niños que tendrá lugar el próximo jueves 24 de octubre de 2019. Toda la información: https://bit.ly/31AV495

    Déjanos un comentario

←Volver