Educación en cuarentena en 400 palabras: La importancia de la emocionalidad positiva en el aprendizaje


Foto Educación en Cuarentena en 400 palabras - La importancia de la emocionalidad positiva en el aprendizaje

Educación en cuarentena en 400 palabras (5)

Mayo 18, 2020

Hablábamos la semana pasada de los aprendizajes significativos. Y veíamos que a la base de todo aprendizaje significativo está la automotivación por el aprendizaje. ¿Y qué es la motivación? El interés por realizar algo, de manera autoguiada, con una emocionalidad positiva.

Muchas veces se desconoce o ignora esta parte importante del aprendizaje: sin emocionalidad positiva, es improbable que ocurra un aprendizaje significativo. Pensemos una situación en la que los niños aprenden, literalmente, solos: todas las situaciones de juego autorregulado. Si tenemos pequeños entre 2 y 7 años, nos parecerá muy frecuente descubrir cómo se entretienen solos o en parejas o pequeños grupos, jugando a juegos inventados por ellos. Lo interesante del juego, es que siempre es autorregulado, está guiado por la regla “yo quiero jugar a esto”. Cuando se rompe la regla, se acaba el juego. Por eso, si queremos educar a través del juego, es importante que los niños sientan placer por la actividad que les ofrecemos. Jugar no es lo mismo que trabajar. Sólo si logramos que el trabajo tenga asociada esa emocionalidad positiva, comienzan a parecerse. Por ello, las tareas escolares, si están alineadas con lo que los niños y niñas están motivadas por aprender, serán más efectivas. Pero lo normal o más frecuente, es que los aprendizajes o las tareas escolares estén desprovistas del aspecto emocional asociado. Y por ello, para muchos niños y niñas son tan tediosas y difíciles de hacer.

Entonces, así como la emocionalidad es importante para el aprendizaje, el aprendizaje emocional lo es aún más. Resulta muy sorprendente y llamativo que el aprendizaje emocional explícito está prácticamente ausente del currículum escolar. Es importante que los padres, educadores, niños y niñas aprendan a reconocer y etiquetar las emociones. Es importante que distingan pena de rabia, aburrimiento de enojo, alegría de entusiasmo. Porque sólo con un lenguaje emocional desarrollado, pueden interactuar de manera sana y productiva con pares, maestros y padres.  Si les enseñamos a reconocer sus emociones y las de otros, pueden desarrollar aprendizajes anclados en las emociones positivas y evitar o rechazar interacciones o tareas que despiertan las negativas.

En tiempos de cuarentena, nos parece esencial aportar en la educación emocional más que en la cognitiva. Por ello, desde la próxima semana, comenzaremos una serie de columnas de educación emocional en cuarentena. Y esta serie estará a cargo de dos connotadas profesionales argentinas, creadoras del programa CreSer, Bárbara Schmidt y Jimena Saravia.

Ricardo Rosas

Director de CEDETi UC


¿Quieres leer las columnas anteriores?

Educación en cuarentena en 400 palabras (4): Aprendizajes significativos

Educación en cuarentena en 400 palabras (3): Tareas Escolares

Educación en cuarentena en 400 palabras (2): 5 prácticas virtuosas en esta vuelta a las teleclases

Educación en cuarentena en 400 palabras (1): Menos Pitágoras y más sentido común, por favor

←Volver