INA

El proyecto INA nace con objeto de producir un test de tamizaje que mida el funcionamiento cognitivo en niños y jóvenes de entre 6 y 18 años.

Puede ser utilizado como antesala del WISC-IIIv.ch, cuya aplicación ofrece resultados más específicos. El INA, por el contrario, ofrece una perspectiva previa y general del funcionamiento cognitivo y tiene como ventaja frente al WISC-III el menor tiempo de aplicación -25 minutos frente a una hora treinta minutos- y la autonomía que concede su facilidad de cumplimentación, ya que permite evaluaciones grupales sin necesidad de que el especialista realice un seguimiento individualizado.

Además, esta batería tiene como ventaja que puede ser aplicada en jóvenes con trastornos motores severos, lo que no ocurre con el WISC-III, que contiene algunas pruebas que requieren manipulación de objetos.

En su aplicación, INA mide tres habilidades cognitivas específicas: Atención, inteligencia fluida e inteligencia cristalizada. Estos tres parámetros son evaluados a su vez mediante tres subpruebas: Oi y Fix, en sus versiones adaptadas para niños; y un test de vocabulario.

Estandarización de resultados

La batería ha sido probada en más de 1.300 niños de cinco colegios distintos de la región Metropolitana, correspondientes a los tres niveles socioeconómicos. Se ha comprobado que existe correlación entre los datos que ofrece INA y los resultados que se obtienen con el WISC-IIIv.ch, lo que supone una muestra inequívoca de su buen funcionamiento.

Actualmente, la herramienta se encuentra en fase de estandarización de resultados que sirvan para contar con normas chilenas que permitan determinar los rangos de medición.

Las previsiones apuntan a que la batería estará lista para ser comercializada a lo largo del segundo semestre de 2015.